Primera República|Entre Repúblicas|Segunda República|Crítica Republicana a la II República |Contacta
|Dictadura franquista|
Primera demanda ante la Magistratura de Trabajo de Asturias

 

La primera demanda presentada ante
la Magistratura de Trabajo
de Asturias.


El periodista ovetense L. Puente dirigió el día 28 de Junio de 1938 al Magistrado de Trabajo de Asturias un escrito de demanda por despido e impago de salarios contra el periódico El Carbayón, del que era director gerente José García San Miguel y cuyo consejo de administración estaba presidido por José María Fernández Ladreda, teniente coronel de Artillería y Jefe de Industrias Militares.

El periodista L. Puente había entrado a trabajar de redactor en El Carbayón en 1929, desempeñando ese puesto hasta los primeros días de la guerra, cuando el director gerente dijo a todos los trabajadores del periódico que no siguieran acudiendo al trabajo pues no sabía si se continuaría publicando el periódico. L. Puente se alistó como voluntario en las fuerzas nacionalistas que defendían Oviedo y permaneció en el ejército hasta el 30 de Octubre de 1938. A pesar de tener su contrato de trabajo en vigor, la empresa no le había abonado ningún salario desde Agosto de 1936 y desconocía los motivos de su posible despido o del cierre del periódico.

Ante el Delegado Provincial de Trabajo los días veintitrés de Julio y dos de Agosto el acto de conciliación, que resultó negativo, arguyendo el representante de la empresa, García San Miguel, que no se trataba de un despido, sino de un cese de actividad por causa mayor originada por la ausencia de los obreros de talleres, la falta de energía eléctrica y, después de Octubre de 1936, la imposibilidad de utilizar el edificio del periódico, situado en la calle González Besada, por estar expuesto al fuego de la artillería, que terminó por destruirlo totalmente.

Admitida la demanda por el magistrado Eusebio González Abascal, se citó a las partes para el antejuicio y, a falta de avenencia, el juicio el día ocho de Agosto a las once horas. Tuvo que ser aplazado por enfermedad de José María Fernández Ladreda, que designó como abogado José Moutas Merás y como procurador a Andrés Tamés Escobedo. Por su parte, el periodista L. Puente nombró José Orche García como su abogado.

El veintitrés de Agosto se celebró el antejuicio, sin avenencia, y a continuación el juicio, acumulándose las demandas de salarios y despido. La parte demandante aclaró que el salario mensual que recibía era de 341,40 pesetas, que en Oviedo se publicaron ininterrumpidamente los diarios Región y La Voz de Asturias y recordó la orden de la Autoridad Militar que obligaba a todos los ciudadanos a acudir a su puesto de trabajo y a la patronal a abonar los salarios del personal movilizado, por lo que pedía que se le reintegrase a su puesto de trabajo en la redacción de El Carbayón y se le abonasen 5.780 pesetas de salarios atrasados.

La parte demandada insistió en su argumentación de que el periódico no se había podido publicar por causa de fuerza mayor relacionada directamente con la guerra en curso. El juez declaró pertinente toda la prueba y procedió a llamar a declarar a los testigos. Uno de ellos afirmó que en Octubre de 1936 la empresa de El Carbayón cedió al diario Región un calandria, necesaria para el funcionamiento de dicho diario, pero también para El Carbayón en el caso de que se quisiera editar. Otro de los testigos declaró que la rotativa de El Carbayón había sido prestada a La Voz de Asturias.

El magistrado de Trabajo de Asturias, Eusebio González Abascal, dictó sentencia el veinticinco de Agosto. En ella condenó a la empresa El Carbayón al pago de los salarios correspondientes al período comprendido entre el primero de Septiembre de 1936 y el veintiuno de Febrero de 1937 (fecha en la que el edificio de El Carbayón fue destruido por la ofensiva republicana, momento en que, según el juez, había que entender como cesación justa del trabajo por material imposibilidad de su reanudación), que ascienden a 1.962,99 pesetas. “Adviertase a las partes de su derecho a recurrir en casación por infracción de Ley y plazo de diez días, para ante la Sala de Cuestiones Sociales del Tribunal Supremo.”

También debe de saberse que el periodista L. Puente había comenzado a trabajar en el periódico La Nueva España en Diciembre de 1937.