Primera República|Entre Repúblicas|Segunda República|Crítica Republicana a la II República |Contacta
|Dictadura franquista|
asturias semanal
El teniente general Rubio López condecorado con la medalla de oro
del Ayuntamiento de Gijón.


La Medalla de Oro de Gijón para el teniente general del Ejército
del Aire Julián Rubio López.

 

El día 28 de Marzo de 1963, en el salón de honor del Ministerio del Aire, en Madrid, el alcalde de Gijón, don Ignacio Bertrand, impuso la medalla de oro de la ciudad al teniente general don Julián Rubio López, jefe del Mando de la Defensa Aérea.

“El acto estuvo presidido por el ministro del Aire, teniente general don José Lacalle Larraga, que estaba acompañado del jefe del Estado Mayor del Aire, teniente general Martínez Merino; por el subsecretario, general Gil Mendizábal y otros altos jefes del Ejército del Aire.

El alcalde de Gijón pronunció unas palabras expresando su satisfacción y la de la Corporación al otorgar esta distinción al teniente general señor Rubio, que tan activamente tomó parte en la liberación de Gijón. Seguidamente entregó la medalla al homenajeado, quien agradeció la distinción que aceptaba –dijo- en nombre de todos los aviadores que lucharon en la guerra.

Por último, el ministro, después de señalar la paz y la tranquilidad que reinan en España, merced a la sabia política del Caudillo, se refirió al heroico comportamiento de la ciudad de Gijón durante la guerra de liberación, heroicidad que, igual que la de otras ciudades españolas –afirmó-, permitió que España recuperase su pulso.”

Con la graduación de comandante, Julián Rubio López era el jefe de la base aérea de la Virgen del Camino, en León, y en Julio de 1936 se unió a la rebelión militar, pese a la seguridad que en los estamentos gubernamentales se tenía sobre su fidelidad a la República. Del aeródromo bajo su mando salieron los aviones que bombardearon Gijón en las primeras semanas de guerra.