Primera República|Entre Repúblicas|Segunda República|Crítica Republicana a la II República |Contacta
|Dictadura franquista|
asturias semanal

OFICINA DE DEFENSA DEL ANCIANO
inerme por alzheimer y otras demencias

INICIO - NOVEDADES - DERECHOS Y LEGISLACION - NOTICIAS - CONTACTO
COMUNICADOS

Adherida a la OLS (Organización Libre de Submarinos)

En defensa de los ancianos inermes por alzhéimer y otras demencias


UNIDOS POR INTERNET
Campaña para la instalación de webcams en las residencias de ancianos para facilitar el contacto con los familiares y allegados, y la protección de los ancianos indefensos.
¡Que entre la luz de la calle en los geriátricos!

¡ALTO A LA INCAUTACIÓN DE LOS BIENES Y AHORROS
DE LOS ANCIANOS ENFERMOS QUE ESTÁN EN LAS RESIDENCIAS PÚBLICAS!

 


Los ancianos que padecen enfermedades como el alzhéimer y otras similares agrupadas bajo la generalización de “demencias seniles” están tan indefensos como los niños pequeños.

Las burocracias estatal, autonómica y municipal se han aliado para conseguir privatizar el tratamiento y la atención requerida por estos hombres y mujeres que han tenido la desgracia de contraer estas graves y crueles enfermedades en los últimos años de su vida. Una vida que, para la mayoría, ha estado llena del esfuerzo y sacrificio con el que contribuyeron a que se levantara este país desde las ruinas de la posguerra.

En los estadios avanzados del alzhéimer y las demencias, los enfermos requieren estar ingresados, pero las burocracias antes citadas no se han preocupado de crear los hospitales necesarios. Les ha sido más fácil y barato que las residencias de ancianos, públicas o privadas, acojan a estos enfermos y se hayan ido transformando en una suerte de manicomios encubiertos y de pago.

Bicicleta, cuchara, manzana. Así titularon el documental en el que el ex presidente de la Generalitat, Pascual Maragall, muestra cómo se enfrenta al alzhéimer que padece. Pero la realidad de los enfermos corrientes más bien la habría que titular: Bicicleta averiada, cuchara vieja, manzana podre. Tal es el abandono y desinterés con que se les trata.

Pero los ancianos enfermos de alzhéimer y “otras demencias” tienen sus derechos. Y habrá que defenderlos y pelear por ellos. Máxime en esta época de derrumbe, de abusos e injusticias generalizadas. Porque si nosotros no defendemos a los nuestros, ¿quién lo va a hacer?

 

En Facebook